La Iglesia Católica ha sacado una nueva edición de la Biblia en la que sustituye a María Magdalena por María Muffin. Con esta medida, la Santa Sede busca adaptarse a los nuevos tiempos para conseguir captar el interés de los más jóvenes. “Para llegar a las nuevas generaciones hay que hablar el mismo idioma que ellos”, reconoció el papa Francisco en una misa multitudinaria en la que también pidió a sus fieles que le empiecen a llamar “Big Daddy”.

En esta nueva versión, María Magdalena, en lugar de una distinguida discípula de Jesús de Nazaret, es la “protégée” a la que el maestro “influencer” “mentoriza” en su carrera profesional. Por su parte, Cristo deja de ser el hijo de Dios para convertirse en el CEO del Universo que va viajando por las ciudades ofreciendo charlas TED. “Adaptar el Nuevo Testamento al siglo XXI era primordial si queríamos mantenernos en lo más alto del ranking de religiones mundiales, superando el ratio de ‘engagement’”, explican desde El Vaticano. “En el Viejo Testamento Dios era cruel, en el Nuevo era más benevolente y en este es ‘Trend Setter’”, añaden.

Para entender mejor la situación con Judas, los editores han decidido que, en vez de vender al hijo de Dios por 30 monedas de plata, resultaría más creíble que lo hiciese por visibilidad en redes sociales. A la última cena en la que Jesús anuncia que lo van a traicionar, la llaman en todo momento el “afterwork” del miércoles, aclarando que en aquella época el miércoles era el nuevo “juernes”.

“Pensamos en sustituir la última cena por el último ‘brunch’, pero era complicado que doce ‘entrepreneurs’ tuvieran una mañana libre”, aseguran los editores de la nueva edición. “Finalmente sólo hemos sustituido la ostia por un ‘snack’ porque queríamos mantener la esencia original”, aclaran.

Esta nueva versión de la Biblia ya se puede descargar en la tienda Apple o en la Play Store de Android. El Community Manager Francisco ha informado en su último post de Facebook que hay compras disponibles dentro de la aplicación por si los usuarios quieren dar más vidas a Jesús, comprar evangelios o desbloquear nuevas epístolas a los corintios.