Miles de presos de toda España aguardan con esperanza y nerviosismo el ingreso en prisión de Iñaki Urdangarin, que mientras aún poseía su título de Duque de Palma firmó algunos correos como “Duque en Palma…do”, tal y como se supo en el transcurso del juicio del caso Nóos. Conociendo este dato, y desde que trascendió la sentencia de Iñaki Urdangarin, las personas que cumplen condena en las cárceles españolas viven el posible ingreso en prisión de Urdangarin con nerviosismo, inquietud y excitación.

En Instituciones Penitenciarias, la competencia por dar cobijo al Duque Empalmado es intensa y varios alcaides ya se han visto obligados a rebajar las expectativas de sus presos pidiéndoles que no se hagan ilusiones. “Hay que ser realistas, las posibilidades de que el Duque Empalmado elija nuestra prisión son muy escasas”, se sincera el alcaide de A Lama, en Pontevedra.

Es tal la ilusión con la que muchos internos esperan en las duchas la llegada de Urdangarin que sólo esta semana se han cancelado 200 “vis a vis” porque los presos prefieren reservarse para el marido de la infanta Cristina, a la espera de saber si finalmente entrará en prisión.

“Todos quieren estar perfectos por si llega, pero hay que ser realistas”, lamenta el alcaide de una cárcel andaluza. El veredicto se sabrá este jueves y los internos no ocultan su nerviosismo.

Desde que se conoció la condena, todas las cárceles españolas se engalanan y se disputan a este preciado miembro tratando de resultar lo más atractivas posible para el condenado. En la cárcel madrileña de Alcalá Meco han comprado un jabón especial Heno de Pravia por si Urdangarin se deja caer por sus duchas. Por su parte, en el centro penitenciario de Quatre Camins, de Barcelona, todos los internos han acordado que es Wilson ‘pétalos’ Garcés el preso que mejor representa al centro y el único que merece dar la bienvenida a un exmiembro de la Casa Real.