Tras conocerse la sentencia del caso Nóos, que condena a Iñaki Urdangarin a seis años y tres meses de cárcel y a la Infanta Cristina a pagar una multa de 265.000 euros por responsabilidad civil, la hermana del rey se ha mostrado conforme con esta cantidad, que pagarán todos los españoles.

En un comunicado, doña Cristina afirma que se siente “muy unida a los ciudadanos de España” y ha recordado que, en estos tiempos de crisis económica, le preocupaba que la cuantía de la multa fuera más elevada. “Los españoles son un ejemplo de valentía y sacrificio”, afirma, “pero apenas notarán en sus bolsillos la parte proporcional que les tocará pagar”. Del mismo modo asegura que, afortunadamente, el Estado siempre puede echar mano de la hucha de las pensiones “que para eso está”.

“Aceptaré lo que la justicia considere oportuno que paguen los ciudadanos”, ha insistido la infanta.

Doña Cristina también ha querido mostrar su gratitud a la ciudadanía por el trato que ha recibido en estos meses tan duros. “Siempre guardaré un recuerdo especial para ellos desde mi residencia en Ginebra”, dice, y les anima a seguir trabajando duro para poder pagarle el alquiler.

“Ahora, con una boca menos que alimentar”, argumenta refiriéndose a su marido, “podré invertir ese dinero en pintar las paredes, que hace tiempo que quería hacerlo y no encontraba el momento”.

Cristina de Borbón se ha mostrado fuerte en todo momento. Ha querido dejar claro que su marido tiene todo su apoyo y que siempre estará a su lado desde Suiza. Ahora sólo quiere proseguir con su vida y, como una española más, irse a esquiar con sus hijos a los Alpes.

El Gobierno prevé que la multa impuesta a Cristina de Borbón empezarán a pagarla los españoles a partir del próximo mes. “Somos muchos, apenas va a repercutir en el nivel de vida de la gente”, explica el Ministro de Economía, Luis de Guindos.