Con la intención de que los españoles cumplan con lo que prometen, el Gobierno ha publicado una nueva normativa que obligará a “materializar los abrazos y saludos que los españoles llevan años deseándose al firmar los correos electrónicos y que todavía no han tenido lugar”. A fin de evitar efectuar el abrazo en el momento exacto de escribirlo, el Gobierno sugiere una serie de buenas prácticas que consisten en escribir cuándo se va a llevar a cabo el abrazo y firmar los emails con expresiones del tipo “Eso es todo, ¡un abrazo para el próximo 2 de marzo a las 17:45 en la calle Fuencarral con Gran Vía!”.

El Gobierno también está estudiando cómo evitar que un interlocutor responda “¿Qué tal?” cuando alguien le pregunte “¿Qué tal?” sin que ninguna de las dos personas responda a la pregunta.