Después de que la NASA anunciara el pasado martes el descubrimiento de un nuevo sistema solar con siete planetas del tamaño de la Tierra, científicos del Vaticano han ofrecido esta mañana una rueda de prensa confirmando que nuestro planeta sigue siendo el centro de Universo creado por Dios y añadiendo que los siete planetas encontrados son planos como la Tierra.

La Santa Sede no descarta que los siete planetas u otros aún por detectar alberguen “algún tipo de vida inferior a la humana”, pero precisa que “ésta se hallaría en cualquier caso en la parte de arriba, pues en la de abajo es imposible que crezcan árboles del revés o que existan seres caminando boca abajo”.

“Los cuerpos celestes de este nuevo sistema son superficies totalmente llanas y su sol no pasa por debajo de ellos durante la noche, sino que viaja a través de las zonas del norte, como si estuviera oculto por un muro”, ha precisado el Vaticano, añadiendo que esta información “puede ser realmente útil para los astrónomos”.

La Iglesia católica también ha dejado claro que “estos sistemas subyugados al nuestro son cristianos y plenamente compatibles con las Sagradas Escrituras” y ha animado a la NASA a “mandar misioneros en cuanto se detecte vida en ellos con el fin de educar y civilizar a sus posibles moradores”.