El Conde Drácula ha anunciado esta tarde a través de su página web que, a partir de este mes, externalizará su servicio de extracción “por problemas de agenda”. En los últimos años, Drácula ha tenido que aumentar las dosis de sangre debido, según explica, “a la pobre alimentación de las víctimas, cuya sangre cada vez tiene menos sabor y está más adulterada”. Así pues, él mismo se encargará de morder “presas de alta calidad y de difícil extracción” mientras que encargará el grueso de las recogidas a seis becarios. El sindicato de vampiros ha lamentado que cada vez se exprima más a los jóvenes que empiezan. Drácula defiende que “el futuro de este negocio pasa por incorporar sangre nueva”.