El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mantuvo ayer una conversación telefónica con Mariano Rajoy en la que se ofreció “COMO INTERLOCUTOR ENTRE EL GOBIERNO DE ESPAÑA Y CATALUÑA”. Fuentes de La Moncloa confirman que la oferta llegó justo después de que Rajoy se mostrara dispuesto a hacer lo propio con América Latina pero al mismo tiempo admitiera que “yo también tengo un buen lío aquí montado”.

Según fuentes cercanas al Ejecutivo de Rajoy, el presidente estadounidense escuchó los lamentos de su homólogo sobre el desafío soberanista catalán y le dijo que “NO HAY QUE DEJAR ESTAS COSAS EN MANOS DE LOS JUECES, TE ESTÁS COMPLICANDO, ESTO EN REALIDAD ES MUY FÁCIL”. Trump pidió a Rajoy la foto de un catalán “PARA HACERSE UNA IDEA DE CÓMO SON” y se comprometió a resolver el tema antes de que acabe el mes.

“Prisa tampoco hay porque llevamos años con esto y no vendrá de uno o dos meses”, comentó Mariano Rajoy. “Pero si puede usted echarnos una mano pues tampoco le diré que no”, añadió.

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, declaró por la tarde en el Senado que el Gobierno “mantendrá abierto el canal de comunicación con la Administración estadounidense” y que, si dentro de unas semanas no se sabe nada de Trump, Rajoy le mandará una nota preguntando “si has podido mirar aquello que hablamos”.