El delantero del Real Madrid ya ha elegido el regalo que hará para San Valentín a la persona de la que está enamorada: él mismo. Según han confirmado fuentes cercanas al jugador, Ronaldo estaría pensando en obsequiarse con unos abdominales nuevos con diamantes de Swarovski incrustados. El portugués habría reservado mesa para uno en un exclusivo restaurante madrileño, frente a un espejo, para el 14 de febrero.

Ronaldo está viviendo un momento dulce consigo mismo y está pensando en dar el paso de independizarse e irse a vivir sin su hijo.