Según el Instituto Nacional de Estadística, así pasan los solteros españoles el día 14 de febrero:

  • Llorando.
  • Sofá, mantita, porno y llorar.
  • Formando la figura de una persona con helado Häagen-Dazs y devorándolo después.
  • Afiliándose a VOX.
  • Ocultando a sus padres que su pareja les abandonó hace cuatro meses.
  • Escribiendo felicitaciones de San Valentín y dejándolas encima de su buzón, para que las vean todos los vecinos.
  • Escribiendo en Facebook que San Valentín es un invento capitalista, que Cupido es una farsa y que la única diosa del amor es Venus.
  • Yendo a la facultad de Informática, como cada día.
  • Jugando a rol con amigos.
  • Recogiendo bolas de pelo vomitadas por sus gatos.
  • Enviando un Whatsapp a su ex, fingiendo que se han equivocado de destinatario para entablar una conversación.
  • No duchándose, porque “total, ¿para qué?”.
  • Rompiendo todas sus tazas de Mr. Wonderful.
  • Llamando a un teléfono al azar y susurrando el “Mía, miísima” de Risto Mejide.
  • Comprobando si el teléfono funciona, porque no han recibido ninguna llamada de la persona que les gusta, y llamando al servicio técnico de Vodafone para culparles de que hayan permanecido aislados y solos para siempre porque quién sabe cuánto tiempo llevan desconectados de la sociedad para, posteriormente, echarse a llorar y pedirle al teleoperador o teleoperadora que les cuente algo, lo que sea.
  • Cambiando su biografía en Twitter por “Espíritu libre, odio las ataduras y las convenciones”.
  • Sacando un bote de mermelada y llamando a su caniche.
  • Buscando “Pedro Sánchez” en Google Imágenes y acariando su rostro.