Rechazando de plano su origen humano, la Asamblea de Ciudadanos ha respaldado este sábado la apuesta de Albert Rivera por redefinir ideológicamente el partido y ha votado a favor de eliminar de su ideario cualquier conexión con el raciocinio de los hombres y responder al fin a los designios irracionales que condujeron a la fundación de la agrupación.

La formación de origen catalán perdió 400.000 electores entre las elecciones generales del 20-D de 2015 y las del 26-J de 2016. Sus estrategas analizaron entonces que les había perjudicado intentar amoldarse “a las limitaciones del entendimiento humano y del lenguaje alfabético, siempre limitado”.

“No podemos pensar en derecha o izquierda porque esas categorías no pueden dar cabida a algo que está más allá de lo racional”, admitió Rivera durante la asamblea del partido, que se define ahora como una “entidad supraterrenal”. Su ideología queda reformulada como un cúmulo de sustancia e ideas “sin formalismos ni conexión con los problemas humanos” y tratarán de materializar un programa “fuera del marco de conocimiento”.

“Mis principios no serán pronunciados aquí”, dijo Rivera. Su ideología, según él, no puede expresarse en el español ni “en ningún otro lenguaje que el hombre pueda hablar”.

“Lo que es siempre ha sido en el futuro”, explicó el político.

“Cuando todo el mundo se derrita al Sol atreví a tu cabeza debajo de mis rodillas creo que por fin lo comprendería todavía nada más que decir te habría amado ya no serías hermoso mutilado me lo daréis”, concluyó Rivera.