Un elegante vestido negro con escote alargado e incrustaciones de pedrería subió ayer al escenario de la gala de los Globos de Oro y, sin mencionarlo, aludió a Donald Trump sentenciando que “la falta de respeto incita a más faltas de respeto. La violencia, a más violencia”.

Centenares de preciosos y sofisticados vestidos de alta costura que se encontraban entre el público del evento aplaudieron y se emocionaron con el discurso, sin duda uno de los momentos álgidos de la ceremonia.

El vestido negro con incrustaciones también destacó la necesidad de un periodismo fuerte e independiente: “Todos tenemos que apoyar a nuestros periodistas porque los vamos a necesitar”, afirmó, levantando ovaciones entre los periodistas presentes en la gala, ocupados retratando a todos los modelitos que desfilaron por la alfombra roja.

Hubo más mensajes reivindicativos a lo largo de la velada. Un mono negro con corte recto, sin mangas y “high neck”, complementado con unos imponentes “stilettos”, abogó porque las mujeres estén “en el centro del mundo”, mientras que un vestido largo de color amarillo lamentó que los temas de la premiada serie “The Crown” sean tan “dolorosamente relevantes” en 2016.

Aparte del vestido negro con pedrería, la verdadera estrella de la noche fue una pieza de aire romántico firmada por Valentino, de tejido plisado en la falda y con una caída impecable, que obtuvo el primer Globo de Oro de su carrera tras alzarse con el premio de mejor actriz de comedia o musical por “La La Land”.