El grupo francés Danone ha decidido sustituir este año los móviles de empresa de sus directivos por envases de yogur atados con cordeles. Este sistema permitirá a la empresa ahorrar varios millones de euros anuales y, además, refuerza “nuestra apuesta por el reciclaje y la enorme utilidad de los productos que nosotros mismos fabricamos”.

Según la compañía, estos nuevos teléfonos de empresa no tienen las prestaciones de los móviles del mercado actual (WhatsApp, correo electrónico, etcétera) pero favorecen una comunicación “más directa y con menores distracciones”. La empresa cree que, antes de sacar el envase de yogur del bolso o el maletín para usarlo delante de todo el mundo, los ejecutivos se asegurarán de que es realmente necesario efectuar la llamada. Con ello, insiste Danone, se evitará “el uso superfluo e indiscriminado del material de la empresa”.

“Nuestros trabajadores están orgullosos de formar parte de esta compañía y no dudan en usar nuestros productos para todo lo que pueden”, sentencia la firma francesa. “Se les permite elegir entre los sabores de fresa, limón, plátano y natural”, informa. Para las llamadas internacionales, habrá teléfonos con envase grande de un litro de yogur.

Además, los accionistas tendrán la oportunidad de comerse el yogur antes de usarlo como teléfono. Se entiende, pues, que el resto serán envases ya vacíos.

En un comunicado interno, Danone ha advertido de que el uso de envases de otras compañías en los sistemas de telecomunicación será motivo de despido.