Con el fin de ayudar a sus clientes a combatir la resaca tras la Nochevieja, la empresa de comida a domicilio Just Eat servirá todos sus pedidos con ibuprofeno el primer día del año.

“Ibuprofeno al wok, ibuprofeno con salsa de boletus, niguiris de ibuprofeno, pizza de ibuprofeno con coulis de paracetamol… la oferta es variada como siempre pero más analgésica que nunca”, explica un portavoz de la compañía.

Además, durante toda la jornada los repartidores se abstendrán de llamar al telefonillo, cuyo timbre resulta especialmente molesto el primer día del año. En vez de esto, golpearán suavemente la puerta con los nudillos y servirán los platos con cuidado, andando de puntillas para no importunar a nadie.

“Hablaremos lo mínimo y muy bajito. Si hace falta, llevaremos la bandeja a la cama”, insisten los repartidores.

“No digáis nada. Tomad el ibuprofeno, comed y volved a la cama. Mañana será otro día”, susurra la empresa.