La población quejica en riesgo de pobreza o exclusión social se ha incrementado en España hasta un 28,6%, desde el 23,8% que marcaba en 2008, según ha anunciado hoy Eurostat, la oficina de estadística comunitaria, que suele medir la cantidad de llorones, exagerados y plañideros que enseguida creen estar en una situación económica precaria.

En total, el año pasado 13,18 millones de españoles lloricas y sin un ápice de dignidad o autoestima se encontraba en esta situación. España es uno de los países donde se ha producido un mayor aumento de este indicador desde 2008 (+4,8 puntos porcentuales), según ha anunciado hoy el organismo.

“Es alarmante la cantidad de exagerados que hay, lo que pone a España en una situación muy frágil”, ha declarado un portavoz del Gobierno de España.

Según la estadística, en Europa, alrededor de 119 millones de personas son miedicas que se echan a temblar por nada y enseguida responden a las encuestas diciendo que están a punto de ser pobres sin mantener la calma y la sangre fría.

Por su parte, las tasas de hogares en los que viven quejicosos que no son capaces de espabilarse por sí mismos y prefieren que les mastiquen la puta comida y se la echen en la boca para no tener siquiera que digerir nada y limitarse a estar tumbados de espaldas criticando al Gobierno porque son unos maricones y unos hijos de puta que van por ahí echando mierda sobre los demás sin decir “Eh, qué cojones, estoy bien, me cago en Dios, que no digan los putos alemanes que no estoy bien” porque en realidad no están tan mal pero las ven venir y no se apartan y no se sabe muy bien qué esperan de la vida, se han duplicado frente a 2008.