Internet es el mejor escaparate donde mostrar la casa que quieres alquilar. Pero es esencial publicitarla correctamente y de forma atractiva. Fortu Villanueva, analista inmobiliario, te ayuda a conseguirlo.

El primer paso para anunciar correctamente el inmueble es hacerlo en servicios con credibilidad y prestigio como Idealista. Aunque usted visite regularmente otro tipo de portales, recomendamos encarecidamente no publicar el anuncio en los foros de porneteyotrasmovidasjartas.com o culazosbrasileños.ru.

La situación del piso puede ser la clave para que alguien se anime a alquilarlo. En concreto, el suyo se encuentra en un páramo, con la parada de metro más cercana a tres cuartos de hora. ¿Pero por qué no poner que está a tan sólo diez minutos? Corriendo a sprint o yendo en moto hasta la estación es lo que se tardaría, así que en el fondo no estaría mintiendo.

El número de habitaciones es otro de los puntos calientes en los anuncios. Ponga que el piso tiene tres y, si alguien va a visitarlo y descubre que sólo tiene una, hágase el sorprendido, repitiendo con cara de asombro mientras señala una pared: “Les juro que hasta ayer aquí había otras dos habitaciones. No entiendo qué ha podido pasar”. Puede que no dé resultado pero al menos habrá conseguido que la gente se interese por su piso, algo que, siendo sincero, no habría logrado jamás.

Pero si hay un dato fundamental a incluir en el anuncio es el tamaño del piso. Indicar de manera precisa el número de metros cuadrados de la casa facilitará a quien vea el anuncio… Vale, déjelo. Teniendo en cuenta que su piso tiene 20 metros cuadrados, es mejor que olvide todo lo dicho en este párrafo e intente obviar en la medida de lo posible esa información. Seguimos.

El precio es decisivo a la hora de conseguir alquilar el inmueble. Hay tres normas básicas para que éste sea atractivo:

1- Precio competitivo con el resto de ofertas.
2- Precio que se ajuste a la condición del inmueble.
3- Precio que no resulte prohibitivo a la mayoría de clientes potenciales.

Ya que el precio que usted ha elegido no cumple ninguna de las tres reglas, le aconsejamos que al menos haga que parezca mejor de lo que es. Pruebe a usar la misma técnica que empleó al vender el Castillo de Lego de su hijo en Wallapop. Lo anunció por 10 euros y en letra minúscula aclaró que eran 10 euros por pieza. No es lo más ético, pero a alguien como usted, que pretende que otros seres humanos vivan en ese cuchitril que oferta, ¿cuándo le ha importado la ética?

En nuestra opinión, con la que por supuesto podemos estar equivocados, creemos aconsejable que no diga que el motivo para alquilar la casa es que miembros de una secta satánica forzaron la entrada al piso, asesinaron al resto de habitantes en un ritual esotérico y embadurnaron las paredes con la sangre de las víctimas. Este tipo de sucesos anecdóticos entran dentro del terreno privado y no los consideramos relevantes a la hora de hablar del inmueble.

Siguiendo estos consejos, su anuncio debería quedar así:

piso