Echando la vista atrás a un tiempo en el que “todo parecía tener sentido y yo jugaba un papel esencial en la política española”, Albert Rivera, líder de Ciudadanos, ha informado a la prensa esta mañana de que siente una profunda nostalgia de “aquella España sin Gobierno en la que todos hablábamos con todos y todos jugábamos un papel importante”.

“Me resulta imposible no ver el año pasado con mucho cariño, cuando soñábamos con una España mejor, no como ahora”, ha declarado Rivera con los ojos humedecidos. El político ha admitido que 2016 fue una etapa bonita para él y que no puede evitar recordar con mucha ilusión los tiempos en los que él mismo parecía una pieza clave de la política española.

“Fue una época bonita para mí”, ha admitido.

“No tenía nada, pero era más feliz porque tenía sueños y ambición. Recuerdo que me vine a Madrid dispuesto a todo, hablando con unos y con otros… trapicheando, era divertido”, ha insistido Rivera refiriéndose a la España que se vio obligada a repetir Elecciones Generales. “Recuerdo la sensación de que todo parecía posible, ¿sabes? Echo de menos todo eso”, apunta.

“¿Os acordáis? Todos ahí pactando y sin Gobierno y sin saber qué iba a ser del país…”, ha proseguido el político. “Ahora no os lo creeréis pero yo estaba en todas partes”, ha dicho.

“A lo mejor por la mañana hablabas con la izquierda, por la noche pactabas con la derecha y al otro día te levantabas sin recordar nada, era otra época, loquísima y llena de posibilidades”, explica Rivera mirando al techo y relatando los “viejos, buenos tiempos del año pasado”, según sus propias palabras.

“¿Dónde han quedado todos esos sueños?”, se ha preguntado Rivera.

A última hora, fuentes cercanas a Ciudadanos han informado de que Rivera se ha decidido a llamar a Pedro Sánchez para recordar la vez aquella en la que casi van juntos a una investidura.