Hace 27 años y cuatro días que se estrenó la serie Salvados por la campana, un auténtico icono “millenial”. Estos estudiantes del instituto Bayside nos acompañaron durante años. La semana pasada investigamos qué estaban haciendo. Pero, ¿y ahora mismo? ¿Qué están haciendo ahora mismo los protagonistas?

Mark Paul Gosselaar

campana-markEl que fuera el caradura por excelencia, de los primeros jóvenes que tuvieron un teléfono móvil en el instituto, se encuentra llorando al no entender el funcionamiento de Snapchat. Está susurrando “la vida se me escapa entre los dedos”.

 


 

Mario López

campana-marioEstá comiendo un bote de albóndigas precocinadas directamente de la lata, desnudo, en la bañera. Así evita ensuciar platos y ropa en el caso de que le gotee y se manche.

 


 

Tiffany Thiesen

campana-tiffanyLa bella Kelly Kapowsky ahora mismo está corriendo por Hollywood Boulevard tras ser descubierta por la policía en cuclillas, orinando en la estrella de la fama de una de las gemelas Olsen mientras sollozaba y gritaba: “Puta, puta, puta”.

 


 

Dennis Haskins

campana-dennisEl excéntrico director del instituto Bayside, capaz de las locuras más grandes para castigar a Zack Morris, está editando la página de Wikipedia de “noodles”.

 


 

Dustin Diamond

campana-dustinEn este preciso momento, el entrañable Screech está introduciéndose un fardo de cocaína por vía rectal en los lavabos de un aeropuerto. No se ha drogado en la vida, pero últimamente el único calor de la gente que recibe es el tacto rectal de los agentes de aduanas.

 


 

Elizabeth Berkley

campana-elizbethJusto ahora, Elizabeth se encuentra en los lavabos de un aeropuerto introduciéndose un fardo de cocaína por vía rectal, a tan solo unos metros de Dustin Diamond. No lo sabe aún, pero Screech está a punto de volver a robarle protagonismo. ¡Como en los viejos tiempos! ¿Será este el primer paso para un reencuentro de los chicos?

 


 

Lark Voohries

campana-larkLark está ahora mismo llorando en una reunión de Alcohólicos Anónimos. Se está quejando en voz alta, no tanto por ser alcohólica como por ser anónima.