Con la intención de evangelizar a los vecinos del Vaticano, una pareja despistada de jóvenes mormones ha llamado a la puerta de la basílica de San Pedro y le ha preguntado al Papa Francisco si estaría interesado en saber qué se explica “realmente” la Biblia, según han informado fuentes de la Santa Sede.

“¿Nos permite que le hablemos un poco de Jesús? No sé si lo conoce, ¿conoce a nuestro amigo Jesús?”, han insistido los mormones ante el vicario de Cristo, según las fuentes. La mitra papal y la iconografía religiosa del edificio no les ha hecho desistir en su empeño de evangelizar al Santo Padre.

Bergoglio, según ha podido saber la prensa, ha atendido educadamente a los jóvenes pero les ha cerrado la puerta insistiéndoles en que él no cree en “esas cosas”. Al cerrar ha comentado a dos miembros de la casa pontificia que los chicos eran “muy amables” y ha lamentado que no haya más jóvenes como ellos.

Fuentes del Vaticano han descubierto en el recibidor de la basílica de San Pedro un panfleto titulado “Comparte la dádiva” y otro titulado “¡Despertad! Jesús, el auténtico mensajero”.

Los jóvenes, sin ser en absoluto conscientes de estar en el lugar que los discípulos de Cristo eligieron para edificar su Iglesia, han instalado un pequeño expositor con ruedas en el centro de la plaza para repartir folletos a los peregrinos.