Atlético 1-0 Las Palmas

La hordas de simeoníticas logran salir de la crisis jueguística y marcadoril de las últimas semanas gracias al golazo de Saúl y a los pollazos que repartió el Cholo en el vestuario durante el descanso y que provocaron que sus hombres salieran al campo convencidos goleadoramente de sus posibilidades.

Alavés 1-0 Betis

Corrida triste la que se pudo ver en la monumental Mendizorroza, donde los astados penibéticos estuvieron flojos aunque nobles. Toquero encadenó una larga serie de muletazos de rodillas, mezclando verónicas y chicuelinas, para que Deyverson entrara a matar libre de marca. Pese a todo, la estocada cayó baja y sólo se llevaron una oreja, la de Joaquín, que regresó lesionado a toriles.

Granada 0-2 Real Sociedad

Vence plácidamente la Real Sociedad en su visita al Nuevo Los Cármenes de Granada, sobre todo gracias a que los jugadores alhambrinos habían ido a jugar por error (y por costumbre) al Viejo Los Cármenes, el antiguo estadio donde ahora se encuentra un bloque de viviendas. Estupor para los de Lucas Alcaraz, que estuvieron todo el partido llamando al telefonillo y preguntando por la Real Sociedad, por favor que baje, que la estamos esperando para jugar un partido.

Real Madrid 4-2 Kashima Osasuna

Encuentro jugado a unas horas imposibles (un domingo a las 11:30 de la mañana) en el que los albinos se llevaron una victoria muy trabajada ante un Osasuna plagado de chinos (seguramente contratados a última hora). El Osasuna, que por lo visto ahora está patrocinado por Kashima (una cosa de chinos) plantó cara y sólo bajó la guardia en el minuto 104 (otra anomalía: el árbitro decidió que el tiempo de prolongación durase más de 30 minutos). Veremos.

Sevilla 4-1 Málaga

El clásico andaluz no decepcionó: chistes (“Doctor, doctor, no quiero comer manzanas para no coger el sidra”), unas raciones de pescaíto (bienmesabe, chopitos, acedías), unas tapitas de salmorejo, señoritos, chistes (“El otro día tu mujer me contó un chiste tan bueno que de la risa me caí de la cama”), flamenco, mucho arte, Bertín Osborne (“Este es un mariquita que va y dice…”), sevillanas y cinco goles.

Sporting 1-3 Señor de los Anillos

Poco pudieron hacer los asturianos, pese a la ayuda de elfos y enanos, para detener a los delanteros de Sauron. El Señor Oscuro llegó al Molinón con un planteamiento serio (muy similar al que hizo para vencer en Cirith Ungol) y sus orcos fueron muy superiores en todo momento. Goles de Lagduf, Sagrath y Radbug. Carmona logró el tanto del Sporting, aunque le costó perder los dos brazos y la nariz.

Leganés 1-1 Eibar

Polémica en el estadio leganita cuando marcaba el gol del empate para los del Eibar el delantero Bebé: la reglamentación es muy clara en este sentido y no está permitido alinear niños de pecho. Pese a las quejas, finalmente el gol subía al marcador. Sin embargo, al terminar el partido, los Servicios Sociales se llevaban a Bebé y un juez le quitaba al Eibar cautelarmente la custodia del jugador. Según las últimas noticias, un matrimonio de Madrid ha iniciado los tramites para adoptar a Bebé. Seguiremos informando.

Deportivo 2-0 Osasuna

Sorprendentemente, el Osasuna volvía a jugar otro partido esta jornada, cuatro horas después de hacerlo ante el Real Madrid, aunque en esta ocasión lo hacía sin colocar chinos en la alineación, lo cual tampoco le resultaba favorable. La Federación debería tomar cartas en el asunto: un partido por equipo, no más.

Barcelona 4-1 Espanyol

Derbi catalán en el que Messi volvió a brillar con luz propia gracias a una nueva batería de litio que le da mayor autonomía y le permite tener las bombillas encendidas todo el partido.

Athletic – Celta

Por favor, si alguien ha visto unas llaves que van en un llavero con el escudo del Athletic, que se ponga cuanto antes en contacto con Josu Urrutia, el presidente de la entidad. Son las llaves de la puerta del estadio, que es que ayer estuvo la señora de la limpieza en San Mamés y lo ha cambiado todo de sitio y ahora nadie sabe dónde están las dichosas llaves y el partido contra el Celta es hoy a las 20:45. Gracias.