El exministro de Industria, José Manuel Soria, tendrá que acudir este año a las 148 cenas de empresa correspondientes a todas las sociedades que tiene en Panamá.

Así se lo ha recomendado esta semana el bufete de abogados Mossack Fonseca, que considera “importante a efectos legales que se mantenga la actividad normal de cada compañía, con la presencia de sus administradores en las juntas anuales pero también en las celebraciones navideñas”.

Soria asegura que serán cenas de empresa “con bufé libre de abogados, muy tranquilas, básicamente porque son empresas sin trabajadores ni actividad real”. En algunos casos, el político español tendrá que comer a solas en una mesa dispuesta para más de veinte comensales.

“En UK Lines Limited somos cuatro tíos y nos llevamos bastante bien. Como la empresa en realidad no existe, igual hasta nos hacemos regalos del amigo invisible”, explica el que fuera presidente del Partido Popular de Canarias.

De hecho, los abogados han aconsejado a Soria que traiga “cestas fantasma de Navidad para los empleados”, lo que obligaría al exministro a acarrear cientos de bultos en su viaje a Panamá.

El caso de Soria no es el único. Muchos empresarios españoles con empresas fantasma tendrán que celebrar este año sus cenas de empresa fantasma en restaurantes que, en muchos casos, serán también tapaderas para blanquear dinero.