El sorteo celebrado esta mañana por la UEFA en su sede de Nyon (Suiza) ha deparado que el Nápoles sea el rival del Real Madrid en los octavos de final de la Liga de Campeones de esta edición 2016-2017. Los madridistas no han ocultado su alivio al comprobar que no se les había emparejado con la Agencia Tributaria, su rival más temido.

“Nos hubiera gustado medir nuestras fuerzas con el equipo blanco”, admitía hoy el míster de Hacienda, Cristóbal Montoro, que pese a todo no descarta fichar a Cristiano Ronaldo a media temporada “como hicimos con Messi”. La suerte no ha sonreído al equipo recaudador, que se declara defraudado.

Montoro tenía ya prevista su clásica formación 210 del formulario de la declaración de Renta, aprovechando los agujeros tributarios del rival con la capacidad ofensiva de decenas de inspectores atacando por la banda. El marcaje constante de Cristiano Ronaldo situaba a los hombres de Montoro es una posición claramente ventajosa.

Aunque el sorteo haya sido benévolo para el Real Madrid, los documentos de Football Leaks certifican que queda mucha competición por delante. La Agencia Tributaria podría arrinconar al equipo blanco si demuestra que sus jugadores estrella han estado tributando fuera de juego.