Con la intención de construir “sinergias corporativas con la cristiandad y el nacimiento del Mesías”, Vodafone y el Vaticano han anunciado esta mañana un acuerdo de publicidad y patrocinio cuya principal consecuencia es que el portal de Belén pasará a llamarse “Vodafone Belén” y el niño Jesús se llamará a partir de ahora “niño Yu Jesús” o “Yusus”.

“El objetivo es afianzar la colaboración de ambas marcas, que tienen un público objetivo similar, y aprovechar la capacidad prescriptora del niño Jesús como influencer”, ha explicado el director de marketing de la compañía de telecomunicaciones. Desde el Vaticano ya han informado a toda la comunidad ecuménica que debe situar un logotipo de Vodafone encima de todos los portales de Belén que se hayan instalado de cara a las próximas navidades. El acuerdo durará hasta 2018, aunque podría prolongarse “si funciona bien en redes”, según explican desde Vodafone.

La propuesta publicitaria, que se propone “evangelizar la llegada de Vodafone el día de Navidad”, también modifica algunos detalles, como el hecho de que los Reyes Magos le regalen al niño Yusus “el pack Vodafone TV con HBO” en vez de oro, incienso y mirra. El buey del portal será sustituido por un comercial que cobra a comisión.

Según la nueva tradición cristiana, la estrella de Belén ya no es un suceso sobrenatural que señala el camino a Belén sino un Samsung Galaxy gratuito explotando y anunciando el nacimiento del mesías y de Vodafone One.

El Vaticano confirmará esta semana si las luces de todos los belenes del mundo pueden seguir siendo multicolor o bien deben ajustarse a la línea corporativa de la compañía telefónica.