Madrid ha activado esta mañana por primera vez en su historia el escenario 3 del protocolo de contaminación, que prohíbe circular por la ciudad a cualquier persona que no haya votado a Manuela Carmena en las pasadas elecciones municipales. “La alta contaminación de dióxido de nitrógeno (NO2) nos obliga a prohibir que entren en la almendra central de la ciudad los vehículos cuyos propietarios sean de derechas”, ha explicado Marta Higueras, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid.

“El objetivo principal es minimizar los efectos de la polución en la salud de la ciudadanía, pues había días que no se podía respirar en la ciudad”, ha explicado la delegada de Medio Ambiente para defender la aplicación, en el día de hoy, de las restricciones al tráfico a los conductores que no han votado a partidos de izquierdas. Según los primeros datos manejados por el Consistorio, en la primera hora de aplicación de la medida (entre las 7 y las 8 de la mañana) hubo un 8% menos de coches que accedieron al centro de la capital.

También según los datos manejados por las autoridades, se han escuchado muchas menos emisoras de ideología conservadora y se han atropellado menos ciclistas de Podemos que en un día normal.

La delegada no ha avanzado datos sobre multas, algo que se dejará para el final del episodio, y ha querido incidir en el mensaje principal: poner el foco en la salud de la población. “El mensaje principal es que hay que cumplir las ordenanza”, ha afirmado Sabanés, y ha recordado: “Todos los agentes saben lo que tienen que hacer, que es informar y dar alternativas ideológicas a los conductores”.

“Yo soy de derechas y por lo tanto mis pulmones son liberales y pueden soportar cualquier tipo de aire contaminado siempre que éste sea español y provenga de coches fabricados por grandes corporaciones capitalistas”, ha explicado un ciudadano que se ha visto obligado a coger el tren “como los hippies de la Edad Media”.

La medida ha entrado en vigor a las 6.30 de esta mañana y se extenderá hasta las 21.00. Las restricciones de aparcamiento arrancan a las 9.00 y finalizan a las 21.00. La policía ya ha empezado a multar a los coches con pegatinas con la bandera de España.

Según todas las fuentes, Esperanza Aguirre ha estado circulando durante toda la mañana por Gran Vía dirigiendo un convoy formado por 15 camiones altamente contaminantes diseñados por ingenieros orcos para defender “el liberalismo, el librepensamiento, la libertad individual y la intromisión ilegítima del Estado en el Medio Ambiente individual”.