El discurso de Nochebuena del rey es una de las costumbres más arraigadas de los españoles en Navidad. Sin embargo, hay cosas que seguro que no sabes sobre esta tradición.

El discurso se graba en el local de la Asociación de Vecinos del Barrio de Lavapiés de Madrid.

La acústica del Palacio Real no es la más idónea para este tipo de discursos; por ello, desde hace años, los encargados de la producción del e­vento realizan la grabación en una asociación vecinal. La ventaja de grabar delante de un público ayuda a la hora de elegir el material que funciona y cuál es mejor descartar.


 

El rey prueba textos durante meses en el local de impro-comedy “La choza”.

Los fans de Felipe VI pueden ir a verle a un local de comedia que los lunes tiene una sesión de micros abiertos. Allí el rey prueba textos y va afinando el discurso.


 

El primer discurso televisado lo efectuó el Rey de los visigodos Chindasvinto.

En el año 643, el segundo de su mandato, Chindasvinto decidió dar un golpe de efecto emitiendo un discurso televisado para toda la nación. La retransmisión obligó a retrasar quince minutos el comienzo del concurso presentado por Jordi Hurtado, Saber y Ganar.


 

El Rey Juan Carlos lo grababa en calzoncillos para conseguir un gesto más relajado.

Una de las principales novedades que Felipe VI ha incorporado a su espectáculo es la eliminación de la mesa. Su padre Juan Carlos la usaba porque prefería dirigirse a la nación en calzoncillos para dar una imagen más campechana.


 

Felipe VI se mete durante un año en el papel del rey para ser realista en la noche de su discurso.

Felipe VI, al igual que los cinco anteriores, se prepara mucho el papel y se entrena durante todo el año para ofrecer una versión del monarca lo más realista posible.


 

El rey cambia de vestuario hasta en diez ocasiones durante cada discurso.

Dependiendo del tema que esté abordando, el rey se engalana de diferente manera para dotar de más fuerza el mensaje que quiere transmitir. Desde el traje con el que empieza hasta el bañador con el que acaba, pasando por el vestido de noche con escote.


 

La 2 emite un discurso alternativo de marcada ideología republicana.

La cadena pública, obligada a ofrecer una programación de tipo más cultural y minoritario, emite un discurso en el que Felipe VI muestra simpatías por el republicanismo.


 

Los discursos son breves porque, mientras el Rey habla, su familia ya ha empezado a cenar.

La duración del mensaje nunca sobrepasa los quince minutos porque, mientras el rey habla, sus familiares cenan en la mesa de al lado. Preocupado por si se le comen todas las cigalas o le abren el vino bueno, el rey se ve obligado a terminar cuanto antes.


 

En 1995, el rey Juan Carlos dio el discurso sosteniendo en su mano la cabeza de un enemigo.

Tras solventar con éxito una revuelta popular en la víspera de Navidad, el Rey Juan Carlos I sacrificó a un traidor de la corona cortándole la cabeza en la Plaza Mayor. Después acudiría a grabar el mensaje sosteniéndola en la mano para dar un mensaje de unión a su pueblo.


 

El S23E01 ganó un EMMY.

El discurso del rey de España se emite en más de doscientos países. Muchos americanos descargan todas sus temporadas de internet y luego hablan de ellas en redes sociales, siempre con el miedo de recibir “spoilers”. Desde 2012, Netflix ha comprado sus derechos, siendo la primera plataforma que puede ofrecer absolutamente todos los discursos que se han realizado.

 

 


Volver a la sección