Un grupo de científicos de la RAE ha descubierto casi doscientos insultos nuevos referidos a la formación que lidera Pablo Iglesias. Nunca antes habían aparecido tantas muestras sin catalogar de una sola vez. Así, a las ya conocidas “perroflautas” y “rojos comunistas”, se suman ejemplares tan bonitos como “mascatruchas” o “chirimoyos”.

Los investigadores están desbordados ante el volumen de nuevos improperios. “Los estamos clasificando según factores diversos”, explica José Ramón Delicado, encargado de su catalogación. “De momento, la tipología más abundante es la referente a su pelaje”, precisa. Añade que llevan contabilizados más de 140 nuevos insultos que se suman al “coletas” común. Algunos de ellos son de una extraordinaria complejidad, como “Melenojo”, una mezcla de melena y piojo; o “coletarra”, que aúna la cola de caballo del líder morado y la presunta simpatía hacia ETA.

El hallazgo fue fortuito. La comitiva de académicos tuvo que hacer una parada forzosa en las afueras de Valladolid por un pinchazo. Entraron al Bar Josema y enseguida quedaron deslumbrados por el variopinto catálogo de insultos a “podemitas”. “Al principio creímos que hablaban en clave”, dice Delicado, “pero pudimos observar un ‘amiguitos de Maduro’, que creíamos extinto”.

La técnica usada en estos casos es siempre la misma: un investigador se ofrece como cebo, se acerca a los tertulianos y emite el graznido de apareamiento: “Madre mía, Podemos, ¿eh?”. Si tiene éxito, los improperios acuden al reclamo inmediatamente.

En breve se difundirá el listado completo de los nuevos insultos, si bien ya se han presentado en sociedad una docena, como “crispatronchos”, “folleritas”, “colepoterros”, “birlibirloques” o “chuministas”.