A partir del mes que viene, caminar por la calle será más seguro para la conciencia de los peatones, que podrán evitar ser asaltados por los colaboradores de las ONG
gracias al nuevo spray antivoluntarios que ha lanzado una empresa de seguridad.

“Será sencillo protegerse del acoso en medio de la vía pública, bastará con enseñar el bote y, en casos extremos, rociar a los voluntarios con él para interrumpir los datos desagradables sobre crisis humanitarias que recitan”, explica un portavoz de la empresa.

“Estaba viendo escaparates de tiendas sin preocuparme por los efectos de mi consumismo cuando un joven con chaleco se me acercó para hablarme de gente que vive muy lejos y que no conozco y me preguntó qué hacía yo por el mundo y me quedé diez minutos con mal cuerpo”, explica Carlota, una ciudadana de Madrid. Asegura que, de haber tenido el spray, podría haberse defendido mejor.

Los creadores del spray afirman que el contenido es inocuo. Según explican, se trata de desodorante común “que este tipo de asaltadores detesta”.

“Van a tocarte la moral para hacerte sentir mal, es legítimo defenderse”, insisten desde la empresa.

Desde la Policía aplauden la iniciativa. “Recibimos muchas llamadas de víctimas que afirman que un desconocido les ha tocado el alma, pero no podemos atenderlas todas”, explica un portavoz del cuerpo.