Carlos Prados, daltónico de nacimiento, afirma haber finalizado el cubo de Rubik en un tiempo récord: 3,11 segundos. La increíble marca convertiría a este catalán daltónico en la persona más rápida en alcanzar el particular récord.

“Todos me lo pintaban muy negro, y es verdad que al principio parecía un marrón, pero con el cubo en las manos todo me pareció facilísimo. En nada lo resolví”, explica.

Los asistentes al World Rubik Fest mostraron cierta indiferencia ante la proeza de Prados. “Hay mucha envidia en este mundillo, seguro que por detrás me ponen verde”, comenta él.

“Pobre chaval, está tan ilusionado que da cosa decirle nada, flipa en colores”, declara el jurado del certamen.

El próximo proyecto del catalán es resolver diez cubos de Rubik en diez segundos. “Estoy esperando que el jurado dé luz verde al proyecto”, dice.