Pere Agramunt, el típico que odia Halloween porque es un invento americano “y nos están invadiendo culturalmente”, ha sido sorprendido hoy comprando tecnología rebajada de precio gracias a las ofertas del Black Friday disponibles en Worten.

“No te das cuenta pero al final ni Reyes Magos ni nada, todo es Papá Noel y Hollywood”, ha insistido Agramunt mientras llenaba su carrito con accesorios para el móvil, videojuegos e incluso un televisor. “A la gente le da igual, la gente no se da cuenta”, ha reiterado.

Al poco de abandonar el local, que ha dejado casi vacío, ha comentado con su mujer “la locura del consumismo, que también nos han implantado ellos”.

Finalmente, para “cambiar de tema y hablar de cosas más agradables”, ha señalado “el buen negocio que hemos hecho hoy con esto del ‘Black Friday’, tenemos que acordarnos el año que viene, que no se nos pase”.