La dirección del Museo Picasso de Barcelona ha denunciado esta mañana la desaparición de un cuadro del pintor malagueño Pablo Picasso valorado en 3’25 euros. “Es una pena sobre todo por el marco”, lamentan los expertos.

Los sospechosos del hurto son dos jóvenes estudiantes que visitaron el museo el pasado viernes por la mañana. “Se ve que le preguntaron al vigilante de la sala si se podían llevar el cuadro y él les respondió que no lo sabía pero que no creía que hubiera problema porque era de la etapa mala”, ha explicado el agente encargado del caso. “No sabemos para qué lo querían, lo normal es que se lleven cosas de la tienda”, agrega.

La Policía ha distribuido carteles con la imagen del cuadro robado que tienen más valor que el cuadro en sí. “No es por recuperar el dinero sino por el hecho de robar, que no está bien. Si cedemos en esto, dará la sensación de que la gente puede venir aquí y llevarse cualquier cosa sin preguntar”, explica el director del centro, Bernardo Laniado-Romer. “Y luego está lo del marco, que es verdad que es una pena”, añade.

El Museo Picasso cuenta con más de cuatro mil piezas del malagueño, por lo que algunos visitantes critican que “se arme tanto follón”. Laniado-Romer reconoce que el museo tiene muchos cuadros “y, lógicamente, no todos pueden ser buenos”, pero insiste en que “buenos o malos, no son suyos”. Dice, eso sí, que “si los chavales tienen el detalle de llamarme y preguntar si se lo pueden quedar, igual les digo que sí. Lo que pido es un poco de respeto a esta institución y a uno de los artistas españoles que, con sus más y sus menos, forma parte de la Historia del Arte”.

“Y el marco que lo devuelvan, en esto sí que no pienso ceder”, ha asegurado el director.