La gran mayoría de los trabajadores que se encuentran en situación de baja por incapacidad temporal desconoce qué actividades están permitidas y qué actividades están prohibidas después de que la baja les haya sido extendida. Para impedir que el subsidio pueda ser denegado, anulado o suspendido a las personas que se encuentran recibiendo la prestación, a continuación detallamos qué puedes y qué no puedes hacer estando de baja.

Cosas que sí puedes hacer:

Seguir haciendo trabajos para tu empresa desde casa.

Cojear.

Ir en ambulancia.

Llorar amargamente.

No levantarte de la cama.

Recordar con melancolía cuando estabas sano.

Reincorporarte al trabajo cuanto antes y dejar de ser un parásito social.

Negarte a cobrar por nada.

Pensar en maneras de ser mejor trabajador cuando te den el alta.

Pensar en maneras rápidas de conseguir el alta.

No ser un llorica y volver al trabajo.

No volver a enfermar jamás.

Pedir disculpas por estar enfermo.

Dar las gracias por no tener que trabajar.

Fortalecer tu sistema inmune para que esto no vuelva a repetirse.

 

Cosas que no puedes hacer:

Salir a la calle.

Ir por ahí haciendo cosas.

Navegar por Internet.

Sonreír.

Experimentar sensaciones agradables.

Ir a un concierto y subir a hombros a tu novia.

Ir a un concierto y subirte a hombros de tu novia.

Rememorar tu juventud recorriendo la ruta del Bakalao.

Traficar con cocaína, heroína y LSD.

Viajar al sudeste asiático.

Ir de voluntario al África subsahariana.

Adoctrinar niños soldado.

Participar en el Rally Dakar.

Votar a Podemos.

Ser mujer, negro o cualquier otra cosa rara.

Estudiar.

Crear una empresa del mismo sector que la tuya trayéndote a todos tus clientes.

Domesticar leones.

Ir a Ikea.

Alejarte más de diez metros de la cama.

Comer algo que no sea sopa.

Ir a la oficina a reírte de los que siguen trabajando.

Mantener relaciones sexuales consentidas.

Mantener relaciones sexuales no consentidas.

Mantener relaciones sexuales.

Matar.

Planear un genocidio.

Ser celiaco.