Con la intención de hacer frente a los gastos de tres bodas a las que ha sido invitada, una pareja de Barcelona ha acudido a su banco para pedir una hipoteca que les ayude a afrontar los enlaces. Ramón y Charo habían conseguido sobreponerse económicamente a cuatro bodas a las que fueron invitados este 2016 pero ya han sido invitados a otras cinco para este próximo 2017.

El pasado año, Ramón se vio obligado a buscar un segundo empleo para hacer frente a diversos enlaces y sus correspondientes despedidas de soltero pero, tras forjar una buena amistad con un compañero, éste también les invitó a su boda y acabó perdiendo dinero con el empleo.

A pesar de haberse mostrado desde siempre reticentes a contraer matrimonio, Ramón y Charo han informado a la prensa de su intención de pedir un segundo préstamo a fin de organizar su propia boda. “Nuestra propia celebración nos permitiría recaudar dinero y regalos que ofrecer a los amigos que se casan; en mi lista de bodas pondré directamente la lista de bodas de mis amigos”, explica Charo.

“Pedimos un préstamo para nuestra boda, recuperamos la inversión más un beneficio mínimo del 13,5% que nos permitirá pagar el préstamo que hemos pedido para las bodas de los amigos y, para 2018, sólo deberemos 35.000 euros”, explica la novia, muy ilusionada ante el enlace.

A última hora, fuentes cercanas a la pareja han informado de que Ramón y Charo ya han trabado amistad con el director de la sucursal en la que habn pedido el préstamo y éste les ha invitado a su propia boda y les ha ofrecido un préstamo suplementario para que puedan pagar el cubierto y los obsequios de la misma.