El ex secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha llegado esta tarde a Washington para seguir las elecciones presidenciales que tendrán lugar mañana y para mostrar su apoyo a la candidata demócrata, Hillary Clinton. Ésta, sin embargo, le ha aclarado al político español que es más de Susana Díaz y ha preguntado “si ella no ha podido viajar o qué”.

“No sé quién eres, chico, pero me hubiera venido bien un apoyo directo de tu jefa”, le ha comentado Clinton al socialista, al que ha despachado en un encuentro de menos de un minuto en los pasillos de la sede de la campaña demócrata.

“Go, Hillary, go! For goodness’ sake, go for it! Don’t let Trump win! We are all with… nada, se ha ido, está a mil cosas”, ha dicho Pedro Sánchez mientras leía unas palabras de apoyo en inglés de las que Clinton ha hecho caso omiso. “Está nerviosa, es normal, yo estaba exactamente así en campaña”, ha comentado Sánchez, comprensivo, mientras Hillary Clinton se alejaba atropelladamente y sin despedirse.

Mañana, el político seguirá las elecciones desde el sofá de la entrada del albergue juvenil en el que se encuentra alojado “si es que hay sitio, porque el sofá está siempre ocupado por unos ‘skaters’ y esta mañana me he tenido que sentar en el suelo, al lado de la máquina de ‘vending'”.