Una chica de 25 años ha orinado esta mañana encima de su ginecólogo, el doctor Andrés Román del Hospital La Paz, en Madrid, porque quería saber si estaba embarazada. “Se ha puesto muy rojo, o sea que sí”, ha concluido la mujer.

La joven ha argumentado que no se fía de los tests de embarazo “porque la tecnología puede fallar y es mejor ir al médico y hacer la prueba directamente, piel con piel”. El facultativo, muy avergonzado, ha derivado a la paciente a sus compañeros de neurología “para que comprueben que tiene cerebro”.

Dos horas después del incidente, el novio de la chica ha ido a ver al ginecólogo y le ha escupido en la cara para que le analice el ADN y le diga si es el padre de la criatura.

En estos momentos, la pareja está buscando a una tal Cesárea por si la necesitan durante el parto.