Un jugador barcelonista golpeó a varios jugadores durante el encuentro de la Champions que tuvo lugar ayer entre el Real Madrid y el Legia Varsovia después de ser arrojado desde la grada por un hincha madridista.

El portero del Legia, muy molesto, intentó devolver el jugador a las gradas de una patada y se encaró con los Ultrasur, que ya preparaban a otro jugador para echarlo al campo y entorpecer el partido. En esta ocasión pretendían prenderlo con un mechero antes de lanzarlo al césped.

Las autoridades han vuelto a pedir a los aficionados que dejen de lanzar al campo objetos tales como botellas, monedas y jugadores del Barcelona. El dispositivo de seguridad no puedo hacer nada por evitar que algunos hinchas introdujeran a jugadores barcelonistas a la grada, pues los llevaban camuflados dentro de bocadillos de gran tamaño.

El partido pudo ser reanudado cuando el árbitro apartó a un rincón del césped al jugador barcelonista.