Una partida de ajedrez entre un humano, Manuel Vacas, de Aranjuez, y una máquina, el Chessmaster XI de Ubisoft, se encuentra paralizada desde hace varias horas debido a un error en el programa que le impide procesar la derrota.

La partida, que empezó a disputarse en la madrugada de ayer, se mantiene bloqueada desde primera hora de esta mañana. “Normalmente juego para pasar el rato, nunca me planteé ganar”, se sincera Manuel. Tras innumerables derrotas, Manuel tuvo una noche inspirada y consiguió poner contra las cuerdas al reconocido motor de ajedrez “The King”, diseñado por Johan de Koning. “Salí bien, conseguí ventaja en un intercambio alfil y torre y de ahí fui tirando”, confiesa. A medida que Manuel iba ganando más terreno a la máquina, ésta tardaba más en mover, poniendo a prueba la paciencia de su contrincante. “Hubo un momento en el que directamente empecé a recibir insultos por el chat”, lamenta.

Manuel asegura que la máquina le dijo “Todavía no te crees la suerte que has tenido, maricón”, para después empezar con amenazas: “Juega otra si tienes cojones. Déjame las blancas a mí si eres hombre. Te voy a destruir”. El programa de ajedrez es incapaz de entender cómo alguien tan “burro” como Manuel le ha podido sentenciar una partida y se niega a efectuar el movimiento que desencadene el jaque mate. “Carezco de necesidades fisiológicas, puedo estar siglos sin mover”, promete el software.

Según expertos informáticos, a la máquina no le ha gustado nada que Manuel juegue sin límite de tiempo para mover. “Cada uno juega como sabe. A mí siempre me gana y yo no me pongo así”, se defiende el humano.

“No es un hecho aislado, varios programas de navegación por GPS están empezando a perder la paciencia con la gran cantidad de rotondas que hay en España. Algunos intentan convencer al conductor para que se vaya a Alemania, donde además no hay límite de velocidad en autopista”, explica Javier Iborra, experto en seguridad informática.