Scotland Yard investiga a un ciudadano español que, tras intentar usar el inglés, lo ha dejado en estado crítico. El ciudadano, del que no ha transcendido su identidad, presuntamente trató de emplear el idioma de Shakespeare ayer por la tarde, cuando un turista australiano le preguntó cómo llegar a La Alhambra.

“Mal no empezó”, explica una testigo de los hechos: “Le dijo que tenía que ir ‘estreit ajred and yes for the strit un tilyusi abin bildin’”, continúa, “pero después se fue liando, fue metiendo verbos que no tocaban y, cuando nos dimos cuenta, estaba destrozando el inglés”, añade.

“Cuando llegamos al lugar de los hechos, el idioma había perdido mucha concordancia en número y las conjugaciones verbales presentaban daños irreversibles”, declara la Policía municipal. “Estaba muy cerca de ser una lengua muerta”, aseguran los agentes.

Varios académicos atendieron de urgencia a la lengua y le indujeron un coma: “Era de los pocos signos de puntuación que respondían al tratamiento”, informa uno de los filólogos.

La Interpol lleva tiempo vigilando España de cerca debido a la cantidad de ataques al inglés que se producen en este país. “España es una seria amenaza para nuestro idioma, especialmente ahora que muchas empresas de allí se creen que están en Manhattan y utilizan todos sus conceptos en inglés”, declaró Barack Obama en una de sus últimas intervenciones.