La aplicación de citas Tinder ha añadido esta semana una nueva prestación para sus usuarios. Quienes queden con una potencial pareja y no logren causar buena impresión en la primera cita, tendrán la oportunidad de repetirla en septiembre.

“Después de cada encuentro se publicará la nota y, si es un suspenso, se podrá concertar una tutoría, revisar las respuestas que se dieron y prepararse para la recuperación”, ha detallado la compañía esta mañana. Tinder argumenta que “la tasa de abandono es alta porque no estamos dando opciones a los que necesitan un poco más de tiempo”.

“Me han pillado manía”, se queja uno de los pretendientes, Jorge López, que insiste en que hace todo lo que puede “pero siempre fallo algo”. También constata que “hay otros que se lo preparan la noche antes y aprueban a la primera”. Se espera que, a partir de ahora, haya más opciones para los que, como Jorge, tienen más dificultades. “Al menos que te digan en qué has fallado en vez de pedirte que te subas los pantalones para luego irse del restaurante sin más”, exige.

Para casos extremos, la aplicación ha añadido también el botón rojo de “suspenso general”, cuya activación obligaría a todo el mundo a salir de Tinder, reflexionar sobre lo que se está haciendo mal y prepararse para volver a intentarlo el próximo curso.