Casa museo Lydia Bosch

«La colección más completa de objetos de la actriz»

★★★

El Patronato de Preservación de la Imagen de Lydia Bosch ha abierto este museo en la misma casa que Lydia compartió con su primer novio, Chema, de 1983 a 1984. La exposición cuenta con el traje que Bosch llevaba cuando era azafata del “Un, dos, tres…” (así como un pañuelo con lágrimas de su primera bronca de Chicho Ibáñez Serrador), comida que robó de la cocina de “Médico de familia” y todo el papeleo de su divorcio de Miki Molina. Mi hija me comentó que el lavabo de chicas también era una metáfora de la carrera de Lydia, ya que fue incapaz de encontrar ningún tipo de papel.

FRANCISCO MÉNDEZ


Madrid

«Barcelona no es sólo playa»

★★★★

Algo alejado del centro (una agradable caminata de 126 horas, o 124 a paso ligero), Madrid es un barrio que bien merece una visita aparte. Con la masificación turística, muchos ciudadanos han optado por mudarse a las afueras. Me sorprendió que no llegara el metro, quizá por ello Madrid sigue siendo uno de esos barrios por descubrir. Sus callejones estrechos, como La Castellana; sus jardincillos como El Retiro, o su propio Chinatown: Lavapiés. No olvide probar las joyas culinarias catalanas como el calçot circular (conocido como porras), el pantumaca (bocadillo de calamares) o los panellets (cemento armado con piñones por encima).

JOAQUINA VISCOCHÉ

 


Gaudí Experience

«Extremadamente realista»

★★★★★

A los pies del Park Güell se encuentra esta atracción que, aunque muy turística, es muy interesante. Te permite ponerte en la piel del genial arquitecto a través de unas gafas de realidad aumentada. Todo es tan auténtico que incluso mi marido murió atropellado por un tranvía, como un gran genio del diseño. Ya ves tú, mi Paco, que no sabía ni atarse los cordones. LOL.

VICENTA MONTORO

 


Museo de la pseudociencia

«¡Aprende en dosis imperceptibles!»

★★★★★

Mucha gente conoce el Museo de la Ciencia, pero pocos han visitado este culto a las ciencias alternativas. Es perfecto para los niños: la piscina homeopática, aparte de parque acuático con toboganes, cura el sida. La exposición sobre Steve Jobs es muy interactiva: está en el jardín y te dejan chupar las plantas para curarte cualquier cosa que tengas. El precio es variable según la numerología de las cifras de tu tarjeta de crédito y del código de seguridad. Eso sí: los niños sin vacunar entran gratis.

JUANMA GUFO

 


Kasa de la Muntanya

«Hotel de la mierda pero la buena localización»

(Traducción automática) Yo viene de descanso de la Escuela Alta. Amigo de mi amigo recomienda la Kasa de la Muntanya, edificio de estilo arquitectónico conocido como Okupa. Yo no entiende las cosas de la arquitectura, pero la vista de fuera el recuerdo de una casa normal. Decepción intensa. La recepción es inédita. Nadie ofrece el recibimiento. Chica de pelo verde aconseja que el acomodamiento es para mí albedrío. Inmediatamente, la muchacha orina en frente de mi persona. Juegos de malabares hasta las altas horas de la nocturnidad. Ambiente de cannabis. Canes sueltos. La vuelta a este condominio es imposible para mí.

MEREDITH PARKER
 

 

El Mundo Today publica cada viernes en la revista OnBarcelona de El Periódico una selección de las reseñas que la capital catalana recibe en internet.