Diciéndole al juez que él debería limitarse “a disfrutar”, Francisco Correa, líder de la trama Gürtel, ha sugerido encargar a su empresa, Orange Market, la organización del macrojuicio por el que está siendo procesado él mismo y otros 36 acusados de la red corrupta. “Nosotros nos ocupamos de toda la logística, de los proveedores, de todo… Y usted se despreocupa totalmente y se limita a hacer su trabajo y no a andar por ahí haciendo interrogatorios como este”, ha expresado Correa, asegurando que no es la primera vez que su empresa trabaja “para la Administración”.

“Los eventos es lo mío, le montamos un macrojuicio de lujo y usted se olvida del tema”, ha insistido el empresario durante su interrogatorio. Ha sugerido encargar vinilos, focos y cáterin y ha preguntado al juez si quiere música “o cualquier otra cosa que haga falta”.

“Lo que haga falta”, ha insistido.

“¿Quiere ver un portfolio con fotos? Tenemos experiencia en estos temas”, ha declarado Correa. Ha repetido en numerosas ocasiones que “está todo pagado” a fin de que el juez no se preocupara “por nada, ni siquiera por el dinero”.

“Sólo digo que un juez no debería preocuparse de la logística, de las sillas, de hablar con la gente… Todo eso lo hacemos nosotros y usted a relajarse”, ha dicho.

Al final de su de comparecencia, Correa le ha dicho al juez que ya le ha reservado hora en un sastre que necesita tomarle medidas.