La compañía norteamericana Facebook Inc. ha cerrado esta semana la adquisición de la empresa de comercio electrónico Amazon a través de la web de la empresa de comercio electrónico Amazon. El precio final se ha establecido en 35.000 millones de dólares y el envío está previsto que llegue en un periodo de dos a tres días, pues Facebook contrató la opción de envío Premium.

Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, vio en Amazon que Amazon estaba de oferta y se apresuró a comprar la compañía antes de que se agotara gracias a la modalidad de pago en un solo click. “Las reseñas eran positivas y Amazon estaba valorada por los usuarios de Amazon con cinco estrellas”, explica el máximo responsable de la red social. Incluso en los comentarios del producto, un tal Jeff Bezos opinaba que “funciona bien y es muy rentable, gracias a él soy el quinto hombre más rico del mundo”. Según la web de la tienda online, las personas que compraron Amazon también compraron Instagram y WhatsApp.

Ahora, Facebook, además de datos, venderá absolutamente de todo excepto deuvedés de la película The Social Network, que ya han sido eliminados y destruidos en todos sus almacenes.

La nueva dirección de Amazon ha asegurado que, como novedad, la compañía empezará a enviar emojis y a dar toques. Los repartidores llevarán un botón de “Me Gusta” y, si no traen lo acordado, podrán ser reportados como “spam”.

Amazon no es lo único que ha comprado Mark Zuckerberg este mes. Hace un par de semanas, el empresario compró la web de RENFE por 850 euros tras unas largas y complicadas gestiones. Lamentablemente, el envío va con retraso y todavía no ha llegado, por lo que el empresario estadounidense se ha visto obligado a efectuar una queja formal en la página oficial de RENFE en Facebook.