Daniel Longoria, joven estudiante de Valladolid y eyaculador precoz, ha emitido una queja esta mañana a través de las redes sociales dirigida a los responsables de una película pornográfica cuyos subtítulos no están bien sincronizados con la imagen: “Se adelantan a lo que estás viendo y te fastidian toda la escena, es como si no pudieran ir al ritmo correcto”, explica.

“¿Tanto cuesta lanzar los subtítulos cuando toca, sin adelantarse? Lo hace todo el mundo, no entiendo por qué ellos no son capaces”, ha insistido. El joven reconoce que no ha visto la película entera “porque a los dos o tres minutos ya he terminado”, pero sospecha que los subtítulos se adelantan hasta el final. “Un mensaje para el que pone los subtítulos: relájate un poco, chaval, que tu impaciencia se carga toda la magia del momento”, añade Longoria.

Según él, “en el cine, también el pronográfico, los tiempos son importantes, hay que ir caldeando la escena hasta el clímax. Si adelantas información, rompes el equilibrio narrativo”. Admite que, en su caso, la situación es aún más grave: “Yo ni siquiera llego a tiempo para ver la escena de la penetración. Lo que yo tengo tiempo de ver son los preliminares. Si me adelantáis cosas de después, me emociono y acabo antes de lo normal, cuando en mí lo normal ya es mucho antes”, dice.

“Concéntrate, controla el gatillo y lanza los subtítulos cuando veas que la imagen lo está pidiendo, no es tan difícil”, reitera el eyaculador precoz. “No es tanto pedir”, concluye.