Asegurando que sería impropio de un Estado de derecho despertar de un sueño profundo a una señora mayor, el Tribunal Supremo ha anuncaido que esperará a que Rita Barberá termine su siesta en el Senado para imputarla por blanqueo de capitales y citarla a declarar. Así pues, será el magistrado de la Sala Segunda de lo Penal, Cándido Conde-Pumpido, quien cite a la senadora elegida por el PP y ahora en el Grupo Mixto y exalcaldesa de Valencia una vez ésta despierte por sus propios medios.

La medida se ha tomado a fin de garantizar el proceso judicial pues, según el magistrado, imputar a Barberá mientras sigue dormida podría exonerarla de cualquier cargo. “Tal y como está durmiendo ahora parece un angelito incapaz de cometer delito alguno”, ha especificado el juez.

En el notificado emitido este jueves, el magistrado alerta del “serio riesgo de judicialización de la siesta” que supondría la práctica de “zarandear por el hombro a un presunto acusado para informarle de su investigación (hasta ahora ‘imputación’)”. El instructor cree que despertar a alguien, aunque sea para imputarlo, atenta contra los derechos humanos, “especialmente tratándose de una señora mayor”.

El abogado de Barberá ha transmitido a la prensa su satisfacción con la decisión del magistrado de esperar a que su clienta despierte porque “no son horas”.

Barberá está citada para el próximo día 21 de noviembre a las 10:30, pero podría retrasarse hasta una hora en la que la senadora esté despierta e incluso moverse de fecha si fuera necesario.

El abogado de Barberá también ha anunciado que, si su clienta llega a ser declarada culpable de blanqueo y se ve obligada a entrar en prisión, pasará toda la condena durmiendo.