El programa más visto de ayer fue El Hormiguero (Antena 3). Más de dos millones y medio vieron cómo Jesucristo fue a divertirse al programa de Pablo Motos. El Mesías cantó una divertida versión de Maneras de Vivir, de Rosendo. El programa también consiguió el minuto de oro de la jornada, con 3,5 millones personas, cuando ambos jugaron a “Culo de monaguillo o codo”.

Telecinco se posicionó como segunda opción del “prime time” con el estreno de su nuevo programa de entrevistas de Bertín Osborne, Tu bidé es el mío, donde el semental presentador se lava los bajos con sus invitados. En esta ocasión fue Sara Carbonero la que abrió su corazón y sus piernas, mostrando un lado desconocido para la audiencia gracias a una cámara GoPro estratégicamente colocada.

La gran sorpresa de la noche la protagonizó La 2, que obtuvo un dato espectacular con la última película del director iraní Abbas Kiarostami, Una vaca camina despacio. Un film de seis horas en el que una vaca camina despacio, si bien al final acelera un poco, traicionando de este modo el guión.

Menos suerte tuvo el especial de LaSexta, presentado por Ana Pastor, que llevaba por título Yo, todo el rato. Un espacio en el que la periodista charlaba animadamente con ella misma frente a un espejo.

La 1 de Televisión Española pinchó en el estreno del nuevo programa de Mariló Montero, Contribuyentes, un formato donde, durante una hora, un funcionario de la cadena va apareciendo con carretillas llenas de dinero que va lanzando a una hoguera. A su lado, Mariló, guapísima como siempre, se ríe todo el rato mientras señala a cámara.

La gran perdedora de la noche fue Cuatro, que no consiguió enganchar a la audiencia con la última entrega de Primo Mayor del Pueblo, en el que varios chavales que en su día fueron humillados en Hermano Mayor traen a su primo del pueblo para que golpeen a Pedro García Aguado o a El Otro Que No Es Pedro García Aguado. Veremos si el estreno de Quién Quiere Casarse Con Un Informático mejora sus datos.