El presidente en funciones del Gobierno, Mariano Rajoy, subrayó en Hangzhou (China) que su intención, tras la investidura fallida de la semana pasada, es “Chin chan chan chun chin chun lí chinito chinito”. Al concluir la cumbre del G-20, el presidente emprendió viaje de regreso a Madrid, adonde llegará este martes de madrugada.

“Chun chan chin-lú chu chi chan chan chun chin chan chen. Chuches, chuches”, explicó antes de subir al avión, confirmando así que mantiene viva su intención de volver a intentarlo. Rajoy ha insistido en que su postura no ha cambiado en ningún momento, y ha defendido que lo razonable sigue siendo una gran coalición con el PSOE y Ciudadanos. “Chan Chun chin chin, chu chichan chen chun pato Pekín”, ha sentenciado.

Rajoy ha subrayado que quiere que se mantenga el acuerdo con Ciudadanos porque era un buen acuerdo. “Chun chen chin chin. Chan chen chu, ¡Chechu! Chin Chan chunchin chun chan. ¡Chi cheñó!”, argumenta.

El presidente en funciones ha señalado que ahí, en el G-20, una tal “Chumino Chochín, o algo así” le ha preguntado por la situación política en España y el bloqueo que se está produciendo. Rajoy se despidió de sus homólogos chinos con un escueto pero elocuente “Chinpún”.