La comisión municipal del Ayuntamiento de París ha dado este miércoles el visto bueno para reducir el tamaño de su monumento más emblemático, la Torre Eiffel, con el objetivo de que quepa en los “selfies” de los turistas. La propuesta, que cuenta con un presupuesto de 17 millones, ha sido aprobada gracias a los votos a favor de los grupos de gobierno.

La torre, que con su antena mide 324 metros, fue la estructura más elevada del mundo durante 41 años pero ha dejado de ser viral al no tener un formato adaptado a las redes sociales. “Un monumento, por emblemático que sea, no lo ve nadie si no está en Facebook”, explica Donatien Babineaux, arquitecto jefe del rediseño. “La gente no podía salir con la torre entera detrás, tenía que posar con la cabeza inclinada, mostrando toda la papada”, argumenta el experto, que no descarta rebautizar el edificio como Torre Selffiel.

“Mis vacaciones en París fueron una pérdida de tiempo porque no pude encuadrar la torre ni en una sola foto. El álbum de mi viaje es el que menos ‘Me gusta’ tiene de todo mi muro, es como si no hubiera estado allí”, confirma uno de los miles de visitantes que se acercan cada año a la Torre Eiffel.

Las fotografías de la torre en las redes sociales suelen recibir comentarios del tipo “Estáis wapisssimoss los dosss!!!! Pena que no se vea toda la torre”, “Me encanta esta foto!!, ¿dónde es?” o “Joder, qué mal sacas las fotos Josué”, los cuales provocan frustración y han ido minando las ganas de visitar París por parte de los turistas, que aplauden que la alcaldía de la ciudad francesa haya tomado cartas en el asunto. “Me alegra que el Ayuntamiento de París haya despertado, espero que aprovechen para ponerle enchufes a la torre para cargar el móvil”, apunta un viajero.

Otros ayuntamientos, como el de Barcelona, ya han tomado nota de la medida adoptada por la alcaldía parisina. “Las grúas de la Sagrada Familia ya han dejado de poner piedras para empezar a quitarlas. Vamos a bajar la altura al menos hasta la mitad y pondremos gatitos en vez de cristos y santos”, ha anunciado en un comunicado la alcaldesa Ada Colau, recordando que Antoni Gaudí “era un arquitecto muy bueno pero con poca visión para lo ‘online’, principalmente porque entonces no había tutoriales”.