La venta de una vivienda exige una buena descripción que detalle de la mejor manera posible todas las características del inmueble. Un estudio realizado por Idealista, analizando los adjetivos más utilizados en las descripciones de sus anuncios, revela que “tranquila”, “luminoso” y “no construido por Calatrava” son las cualidades que más destacan los propietarios y profesionales.

La lista de los 10 adjetivos más utilizados se completa, en este orden, con “fuá”, “flipas”, “aaaaahhh”, “lujo”, “diseñito” y “no ha estado jamás Arturo Pérez-Reverte”.

Hay expresiones clave utilizadas que pueden marcar también los precios de las viviendas. Así, los anuncios que incluyen el término “Scarlett Johansson” tienen un precio medio de 249.083 euros, mientras que los que emplean “Tía Pili” o “Murcia” se quedan en 12.074 euros.

Los anuncios de casas “pa gente rica aquí vas a estar como los gueques arabes como un rei” tienen un precio medio de 291.169 euros, los “apañados, apenas sin humedad” de 130.210 euros, y los “soleados, porque no tiene techo” de 10.833 euros.

A pesar de las diferencias entre los distintos mercados inmobiliarios del país, la mayoría de propietarios comparte sus capacidades descriptivas para vender sus casas: “tranquila” y “luminoso” son los reyes del vocabulario inmobiliario en casi todas las comunidades. En Andalucía existe un especial interés por mostrar que las viviendas tienen “duende” o “un color especial”, un adjetivo que aparece entre los cuatro más utilizados, mientras que en Cataluña el término más apreciado por los clientes es “no perteneciente al Estado español”.

A nivel de colectivos profesionales, la expresión “ideal parejas” asusta a los informáticos e incluir el término “Pokémon” en la descripción suele ahuyentar a los mayores de 50 años.

Los términos “sólido”, “excelencia” e “ideal para antro a vivir” también son comunes en muchas descripciones debido al autocorrector del móvil, aunque cada vez es más habitual encontrar inmuebles definidos íntegramente con “emojis”.