Martina Pastrana, una clienta de la peluquería Miss Pelos, de Alicante, ha asegurado esta mañana con lágrimas en los ojos y mientras perdía toda esperanza de poder recuperar su vida anterior que le gusta mucho el nuevo corte de pelo que le ha hecho la peluquera, según han informado diversos testigos. “Me encanta, es justo lo que quería”, ha declarado Pastrana intentando contener el llanto cuando la peluquera le ha dicho que había terminado.

“Con toda esta laca me lloran los ojos”, ha añadido la clienta a continuación mientras intentaba disimular la infinita tristeza que le provoca su nuevo peinado y asumía que el suicidio es la única salida al mismo. “Estoy genial”, le ha dicho a la peluquera para no herirle los sentimientos mientras ella valoraba métodos sencillos para quitarse la vida.

Según los testigos, Pastrana habría comentado que sus nuevas mechas rubias le gustan mucho y que le recuerdan “a la bandera de Cataluña”, aunque en su interior planea salir de la peluquería corriendo, dirigirse al metro procurando que nadie le vea la cabeza y lanzarse a las ruedas del primer convoy confiando en que le corte la cabeza.

“Guau, realmente has encontrado a una nueva Martina con este corte, es súper rompedor”, ha dicho la clienta valorando clavarse unas tijeras en la yugular.

“¿Y estos rizos, de dónde han salido? Haces magia, Tere”, ha dicho evitando mirarse al espejo directamente.

“¿Te pongo producto?”, ha preguntado la peluquera, Marta Garcés, de 52 años. “Lo que tú veas”, ha contestado la clienta ya totalmente abandonada a su suerte y tras perder toda esperanza.

Según diversos informes, antes de abandonar el local, Pastrana ha adquirido, por 78 euros, un champú y dos cremas capilares que le ha recomendado la estilista y que necesita para mantener su nuevo peinado.