El diario El País ha concertado una entrevista esta mañana con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, para hablar de la crisis interna que sufre la formación. Sánchez se ha personado en la redacción del periódico del grupo Prisa a las siete de la mañana para charlar con el director del medio, Antonio Caño, que lo ha retenido durante más de seis horas. Mientras tanto, la secretaria general de los socialistas andaluces, Susana Díaz, irrumpía en la sede del PSOE en la calle Ferraz “tomando las riendas de la situación”.

“Dime Pedro, ¿entonces a tu mujer quién te la presentó?”, ha preguntado Caño al líder socialista, que ya había explicado reiteradamente su postura sobre la crisis interna del PSOE. “Te lo he dicho hace dos horas, Antonio. Me la presentó Juanjo, el amigo de mi primo, el que te he dicho que hizo la mili conmigo. Tengo que irme, se me está yendo la mañana, de verdad”, ha respondido Sánchez, claramente inquieto. Caño, sin embargo, ha seguido insistiendo. “Cuando eres joven parece que el tiempo pasa más rápido. Luego, es al revés, ¿no te parece? ¿O a ti no te pasa?”, ha preguntado.

Aislado del exterior porque la charla estaba teniendo lugar en un sótano sin cobertura, Sánchez ignoraba los movimientos que se estaban produciendo en el seno de su partido. Pese a ello, ha intentado escabullirse en tres ocasiones con la excusa de ir al baño, pero ha sido escoltado en todo momento por los servicios de seguridad del edificio.

“Espera porque ahora van a venir unos estudiantes de periodismo de Torrelavega para hacerte unas preguntas. Han venido expresamente en autocar”, ha comentado el director de El País agarrando a Sánchez por el brazo cuando éste se disponía a abandonar la sala. “¿Quieres bizcocho? Maite ha traído bizcocho, es su cumpleaños. Aquí siempre es el cumpleaños de alguien. Supongo que a vosotros os pasa lo mismo. Tanta gente, verdad…”, ha declarado el entrevistador, haciendo tiempo.

A las 12:41, una llamada a El País ha propiciado abruptamente el fin de la conversación con Sánchez. “Oye, te tengo que dejar que hay rueda de prensa en Ferraz y tengo que estar al loro. Otro día hablamos con más tiempo”, se ha excusado Caño mientras dos empleados de seguridad acompañaban a Pedro Sánchez a la salida.