Con un gran revuelo mediático, Apple ha presentado esta tarde en su “keynote” de otoño el nuevo iPhone 7, un modelo de teléfono que cuenta con varios ejes de ruedas, una zona de carga, una cabina para que se suba el usuario y que se parece mucho a un camión. “El iPhone 7 es el mejor teléfono de todos, ¿tú sabes todo lo que puedes hacer con un puto camión?”, ha especificado Tim Cook, CEO de Apple.

Las características principales del nuevo dispositivo de Apple son un peso TARA de 2667 KG, un peso MMI de hasta 3500 kilos y cinco metros de altura. “Este teléfono no puede pasar bajo puentes pequeños ni puede circular por centros urbanos pero permite transportar mercancías, tiene ruedas, cuentakilómetros y un calendario con chicas en bikini”, ha especificado Cook.

“Guau”, ha dicho Tim Cook mostrando cómo la “cabina” del iPhone 7 puede inclinarse hacia delante.

El iPhone 7 tiene mapas y localización GPS gracias a un navegador Tom-Tom ubicado en el salpicadero y es, según Apple, el primer móvil al que se pueden subir “chicas de la carretera”.

Este nuevo iPhone supera con mucho a su antecesor, el iPhone 6. Tanto es así que en su interior puede alojar varios palés de iPhone 6, por lo que su capacidad se ha multiplicado exponencialmente. Por ahora, la marca ha dicho que el teléfono no tiene funda “y ni falta que le hace”, pero sí venderán unos parasoles para las ventanas.

Apple ha anunciado también que en unos meses estará disponible un iPhone 7 de características reducidas, precio más ajustado, y que se parece mucho a una furgoneta.