El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, ha accedido, tras las presiones de la oposición, a acudir hoy al Parlamento a contar su versión acerca de la designación, finalmente frustrada, del dimitido José Manuel Soria para un cargo del Banco Mundial. Guindos ha querido ofrecer “la mejor explicación que este Gobierno puede dar” y para ello ha decidido convocar “a los mejores contadores de historias”: la compañía Cirque du Soleil.

En una comparecencia espectáculo titulada “Designia”, un grupo de diez saltimbanquis experimentados ha representado “todas las fases y procesos de decisión que llevaron a designar al señor Soria para el cargo, una aventura con acrobacias imposibles y sin red”. El propio ministro, haciendo de sí mismo, se levanta de su escaño en el tercer acto, “Frustralia”, para sostener el cuerpo del payaso caído en desgracia que lleva la firma de José Manuel Soria. Luego, señala a los diputados para implicarlos directamente en el sufrimiento del protagonista en uno de los momentos que más ha hecho llorar a sus señorías.

“El montaje describe todo el tránsito emocional del señor Soria, la ambición, el caos, la decepción, la lucha por sobrevivir al qué dirán… es la mejor comparecencia que he tenido el honor de presenciar en esta cámara”, admitía la presidenta del Congreso, la popular Ana Pastor, durante el refrigerio que se ha servido después del show.

“No damos crédito al espectáculo que ha dado hoy el señor De Guindos en este hemiciclo. No hay palabras para describirlo. Cinco estrellas de cinco”, escribía Pedro Sánchez en la web Atrápalo media hora después del evento.

“Necesito que vuelvan la semana que viene para explicar toda la trama Gürtel”, ha pedido Alberto Garzón, quien también ha elogiado la capacidad de los payasos y acróbatas para “ir siempre un paso más allá de lo creíble sin sufrir siquiera un rasguño, fieles al sello del Partido Popular”.